Skip links

10 consejos para ser estudiante y emprendedor al mismo tiempo

joven-emprendedor

  1. Armar un equipo diverso

Contar con un buen equipo al emprender es indispensable, ya que permite la entrada de diferentes puntos de vista y talentos en distintas áreas de trabajo. De esta manera, cada persona dentro del equipo se complementa para lograr un mejor resultado. Según Joaquín Seefeld, es importante “no hacerlo solo, porque haciéndolo solo hay una barrera más emocional.”

 

  1. Sumarse a eventos

“Sumarse a eventos, comunidades o ecosistemas emprendedores, empezar a conectarse con gente, empezar a ver de qué se trata este mundo.” Esta recomendación se enfoca en la motivación emprendedora, en poder rodearse de la comunidad a la que se desea pertenecer y absorber toda la información al alcance. Además, es una manera excelente de encontrar conexiones con otros emprendedores.

 

  1. Hablar con emprendedores experimentados

Así como en Colaboran.do, plataforma destinada a conectar emprendedores con posibles mentores, contar con una guía en el qué y cómo emprender es una ventaja increíble. Debido a la popularidad que ha ganado la temática del emprendimiento, es más fácil encontrar información útil y personas experimentadas con la intención de aconsejar a aquellos novatos de este mundo.

 

  1. No buscar inversión inicialmente

Una parte importante de comenzar un negocio es encontrar un inversor del cual apoyarse, pero esto no debería ocurrir apenas se empieza. “Armar un emprendimiento es salir a buscar inversión y arrancar algo, sino salir a ver qué necesitan tus clientes”, contó Joaquín. Una vez se construya el proyecto y se detallen las necesidades del mercado y la solución que se brinda, el emprendedor puede buscar inversión para hacer de esto una realidad.

 

  1. Leer sobre metodología

Las estrategias y el lado técnico de comenzar con una empresa son esenciales, por lo que nutrirse de este contenido dentro y fuera de la universidad también lo es. Muchas instituciones no cuentan con información actualizada, entonces es recomendable buscar y leer libros sobre metodología más nueva que se pueda aplicar en un negocio moderno.

 

  1. Estudiar inglés 

Es sabido por todos que el inglés es un lenguaje universal, y que comprenderlo abre las puertas a muchas más conexiones y oportunidades. “Estudiar inglés es una carrera paralela de igual importancia que la carrera que estás haciendo en tu universidad, si lo hablás tenés una ventaja sobre tus futuros competidores laborales”, contó Rodrigo Berbel.

 

  1. Ser disciplinado

Una buena idea o un gran talento no son suficientes sin determinación y disciplina. Esta es la verdadera virtud que permitirá al emprendedor alcanzar sus metas, traduciéndose a trabajo duro y constante en la construcción y mejora continua de su empresa. Sin esta disposición, el resultado no suele ser prometedor o exitoso.

 

  1. Correr riesgos

Si bien ser precavido no está mal, correr riesgos puede traer beneficios que no se pueden lograr ni siquiera planeando. Llegar a una meta soñada no es posible si se mantiene en la misma área de confort, y arriesgándose es la única manera de comprobar lo que es posible y lo que no.

 

  1. Disfrutar el proceso

El éxito en el emprendimiento no sucede de la noche a la mañana, se necesita de mucho tiempo y esfuerzo de parte de todo el equipo, por lo que disfrutar de este proceso lo hará más llevadero y estarán más abiertos a las enseñanzas que deje. Los procesos largos traen resultados buenos y los procesos cortos, con suerte traen buenos pero por lo general traen malos.

  1. Confiar en el potencial

“No eres lo que piensas que eres. Lo que piensas: eso eres.” Es decir, la calidad de los pensamientos es lo que de verdad representa al emprendedor, por lo que confiar en sí mismo y en el potencial que posee no sólo permitirá que tenga mayor seguridad en sus decisiones, sino que aumenta su capacidad de trabajar por lo que desea y aceptar que merece los logros que obtenga.

 

Hay muchos más consejos para jóvenes emprendedores de otros expertos, así como miles de recursos que antes no existían. Emprender y estudiar al mismo tiempo es posible, siempre que exista esa curiosidad y pasión para explorar todas las opciones posibles, ganar experiencias y conocer otros emprendedores. Sucedió con Rodrigo Berbel y Joaquín Seefeld, así como todo el equipo de Colaboran.do. La comunidad emprendedora es colaborativa y dispuesta a ayudarse entre sí.